¿HAY VIDA DESPUÉS DE FACEBOOK?

Más de 150 mil seres humanos mueren por día en el mundo, y casi un tercio de entre ellos tienen una cuenta Facebook en actividad.

La presencia digital de estas personas, aún después de la muerte, ha forzado a la red social de Mark Zuckerberg, para que tome medidas en vista de archivar o borrar tales perfiles.

Actualmente, hay dos cosas que se pueden hacer para anticiparnos a la “vida digital” después de la muerte física.

La primera, es instruir a Facebook para que una persona de nuestra confianza, administre nuestro perfil después de nuestro fallecimiento.

La segunda, es programar de antemano, la eliminación definitiva de nuestro perfil. En ambos casos, Facebook deberá contar con pruebas contundentes, de que hemos fallecido. Pero, ¿quién hará esto?

Elegir un contacto de legado

Elegir, un “contacto de legado” que – de aceptar – podrá administrar, con límites, tu perfil Facebook, es lo primero que todos deberíamos hacer ahora.

Este “heredero digital”, sería la persona ideal para notificar a la red social, de que hemos partido del mundo físico ya que Facebook por sí solo, no podría saber si ese evento ha ocurrido.

Obviamente, la red social pedirá pruebas a tu contacto, tales como una partida de defunción y un orbituario publicado en algún medio de prensa, por citar un par de ejemplos.

Ella o él deberá llenar este formulario con pruebas correspondientes a tu deceso:
https://www.facebook.com/help/contact/651319028315841

También podés optar para que – después de tu muerte – se borre para siempre tu perfil y todo su contenido.

Las instrucciones para elegir un heredero digital están en este video:

¿Sitio conmemorativo o eliminación perpetua?

Una vez que Facebook haya comprobado de que no estás más entre nosotros, revisará tu legado y convertirá tu perfil en un sitio conmemorativo, congelándolo en el tiempo.

Si elegiste a una persona de confianza, FB le dará acceso a tu perfil de una manera similar a la de un administrador en un fan page, pero no revelará ni tu nombre de usuario, ni tu contraseña al designado.

Si por el contrario, elegiste desaparecer virtualmente, Facebook eliminará tu perfil, sin ningún otro tipo de aviso de su parte.

Tu contacto de legado, solo tendrá poder para cambiar tu foto de portada o de perfil. También podrá aceptar nuevas solicitudes de amistad (esto es práctico por si tienes familiares que aún no estén en tu lista), pero más nada.

No podrá borrar amigos, ni desbloquear a nadie. Tampoco eliminar fotos, videos o textos. Ni siquiera podrá acceder a tu correspondencia Messenger.

A partir de ahí, tu sitio conmemorativo no aparecerá más en las sugerencias de amistades. Tampoco en los recordatorios de cumpleaños.

Para entonces, solo amigos y familiares podrán seguir dejando publicaciones en tu perfil, que de cierta forma se habrá convertido en un mausoleo digital a tu memoria.