Verdades y mentiras sobre la “Ballena Azul”

Que hay de cierto detrás de todas las noticias que asocian múltiples casos de suicidios en torno a un juego de retos ilógicos llamado la “Ballena Azul”. En esta lista, repasamos lo que sabemos hasta ahora, y que ha sido debidamente confirmado o negado acerca de este susodicho “juego”.

1.- El “juego” se originó en Rusia, donde se le responsabilizó de la muerte de 130 personas entre noviembre 2015 y abril 2016. Esto, jamás fue probado, vale decir, ninguno de estos casos, en un país con una de las tasas de suicidio más alta del planeta, fue debidamente vinculado a la “Ballena Azul”, quedándose el todo en una suerte de leyenda urbana aprovechada por los medios de la región.

2.- Si bien el “juego” como tal no tuvo una relación comprobada a ninguna muerte en su país de origen, la comunidad internet que presuntamente lo ejecutaba si existe y estuvo activa en la red social VK, muy popular entre los jóvenes rusos. El presunto creador del juego, Philipp Budeikin de 21 años, fue detenido en noviembre del año pasado.

3.- La comunidad Internet de la “Ballena Azul” acaparaba varios grupos, cada uno con su propio administrador. En cierta forma, tenían autonomía propia y no obedecían a reglas de ningún control central, menos aún del creador del juego.

4.- El suicidio de Rina Palenkova, 17 años, y la publicación, en VK, de su selfie minutos antes de lanzarse a las vías del tren en la ciudad de Ussuriysk, Rusia fue equivocadamente asociado a la “Ballena Azul”. Este fue el detonante para que la prensa y el imaginario colectivo ruso exportaran a todo el resto del mundo, la idea de la viralización de un juego que pone en trance a los jóvenes.

5.- En lo que concierne a los casos latinoamericanos, ninguna autoridad, tanto en Brasil como en Colombia, donde se vincularon suicidios a la “Ballena Azul”, ha podido confirmar que los desenlaces trágicos fueran obra del “juego”.

6.- En Paraguay, se investiga la muerte presuntamente vinculada al “juego”, de un joven de 22 años en Coronel Bogado.

En conclusión, lo que las autoridades deben combatir no es el juego si no el suicidio entre los jóvenes. Aclaremos algo, la “Ballena Azul” no es una especie de droga virtual que hipnotiza a jóvenes perfectamente felices y los lleva a la muerte, si no más bien un pretexto para que personas con intenciones inequívocas de acabar con sus vidas, justifiquen su partida frente a una sociedad que ve como un tabú a las verdades razones sociales detrás del suicidio.